#WomenIRL

#MALASMADRES: CÓMO ORGANIZAR LA AGENDA Y NO MORIR EN EL INTENTO

01 Febrero 2016

Laura Baena, la fundadora del Club Malas Madres (para mamás muy IRL…) llega a nuestro Blog Kiss para compartir con nosotros sus vicisitudes como madre.

No te pierdas su columna con la que no pararás de reír leyendo las anécdotas de una madre en apuros que, como buena digital woman, intenta (no siempre con éxito) compaginar sus distintas facetas como mujer:

¿Cómo te organizas?

¿Cómo llegas a todo?

¿Cómo concilias?

Estas preguntas últimamente son una constante en mi vida. No sé si la gente me lo pregunta esperando la receta mágica, el truco infalible o el milagro personificado.

Yo sonrío y contesto:

Como puedo.

No llego a todo.

Como puedo.

¡Ups! Creo que decepciono contestando esto, ¿no os parece? Debería inventarme una historia más aspiracional mientras muevo mi melena perfectamente peinada, pestañeando con mis ojos perfectamente maquillados, con una tranquilidad pasmosa como si todo estuviera bajo control. Pero no puedo. Nunca se me dio bien actuar. ¡Qué pena! Pero ellas, incrédulas, vuelven a insistir… Evidentemente tengo mis claves.

Malasmadres-leyendas-urbanas

  1. ¡Organización! Soy un caos para muchas cosas, pero uso la disciplina militar en casa. A la misma hora se bañan, a la misma hora se cena y a la misma hora a la cama. ¡Sin rechistar que la tenemos! Deseando que el silencio invada el hogar y poder desconectar, relajar cuerpo y mente. ¿Descansar? ¡No! En ese momento toca sí o sí avanzar un poco en el trabajo. Pero es la única manera de poder estar con ellas por las tardes.

  2. Quitarme obligaciones. Esto me parece fundamental. ¿Fiestas de cumpleaños? ¿Parque? ¿Deporte? ¿Depilarme? ¿Leer en la cama? ¿Ver películas o series? … Leyendas urbanas de cualquier malamadre. Asume que este año tampoco lo conseguirás, relaja el cuerpo y ponte un gin-tonic, corto de tónica y largo de gin.

  3. Un buenpadre comprometido por convicción o por necesidad, eso da igual a estas alturas de cansancio y sueño acumulado. Ayer jueves por la tarde estaba para el arrastre, a punto de ponerme en huelga de madre, con los nervios de punta y al borde de la locura si escuchaba otro “mamá”… Así que el buenpadre cogió las riendas tras mi mirada laser fulminante que recibió nada más pisar este santo hogar. En momentos de emergencia mejor compartir la maternidad, bajarse del mundo y delegar. Me funciona bastante para no sentirme la peor madre del mundo. Además hace tiempo que decidí que no iba a cocinar y le dejé el placer al buenpadre. Ir a comprar al súper también es otra de sus tareas. Cada uno tiene sus funciones y es mucho más fácil sobrevivir. Lo más importante de esta parte es no quejarte aunque la comida esté incomible y se haya olvidado la mitad de las cosas en el Mercadona.

  4. Desde que soy madre no sólo he perdido el pelo, las neuronas, la paciencia y la paz interior. También la memoria. Es impresionante la de cosas que me pasan. La última fue el martes. Todas las mañanas dejo el coche en el metro. Al volver cojo el coche hasta casa. Pues el martes me fui en bus directamente a casa. El miércoles por la mañana cuando bajé al garaje y vi que el coche no estaba llamé al buenpadre gritando como una auténtica paranoica: “nos han robado!!!!!!!”. Su respuesta fue: “¿cogiste el coche ayer del metro?…”. Silencio… “Creo que no”. Para que me encierren. Así que en mi vida hay dos cosas fundamentales: las notas del Iphone. Ahí me apunto cada vez que entro en un parking el número de plaza, el color, la planta… También apunto todas las tareas diarias: lo que tengo que llevar al cole, las citas médicas, cumpleaños infantiles, el día que es fiesta y hasta si faltan limones o plátanos. Y la segunda cosa fundamental en mi vida. Lo que más valor tiene hoy por hoy es: MI AGENDA… Sin ella, no soy persona. Todo lo que no esté ahí apuntado, no existe. Así que este año no puedo estar más feliz con nuestra agenda de Malasmadres, que me recuerda además que no soy la única que sobrevive a duras penas a esta locura maravillosa de la maternidad y el emprender.

Y vosotras, ¿cómo os organizáis? ¡Contadme vuestros truquillos!

Mal de muchas, consuelo de malasmadres.

Palabra de malamadre.